Todos en algún momento de la vida nos hemos encontrado con dos deliciosas clases de maíz, el blanco y el amarillo. Este hecho seguro le ha llamado la atención, pero tal vez no conozca a qué se deba la  diferencia. Así que si está buscando una respuesta para esto, prepárese porque le contaremos algunos datos que seguro lo sorprenderán.

Para empezar debemos contarle que esta planta era sembrada en un principio por los indígenas mexicanos y actualmente es uno de los cereales más abundantes en el mundo gracias a sus aportes nutricionales para el organismo, pues es rico en vitaminas y en minerales que benefician el desarrollo del sistema nervioso central y favorecen el metabolismo.

En cuanto a la gastronomía, ofrece una gran variedad de usos para tus preparaciones, pues existen múltiples tipos de maíz que según sus propiedades y la manera en la que los cocines añaden diferentes sabores y texturas a tus recetas.

Ahora que ya conoce un poco más de este alimento, está preparado para conocer las principales diferencias entre el maíz blanco y el maíz amarillo.

El maíz blanco es bastante popular en Centroamérica y África, mientras que el maíz amarillo es más conocido en los países de América Latina.

El color blanco se debe a la falta de pigmentos. Mientras que el amarillo, a pesar de que proviene del maíz blanco, contiene pigmentos conocidos como carotenoides.

En cuanto al aporte nutricional el contenido de carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales es similar. La diferencia entre estos tipos de maíz radica en tres aspectos, contenido de carotenoides y luteínas pigmentos que le dan el color amarillo al maíz, que son antioxidantes y precursores de la vitamina A, en el contenido de fibra que es mayor en el maíz amarillo y el contenido calórico el cual es ligeramente menor en este tipo de maíz.

Si le interesa combatir el estreñimiento, prevenir enfermedades cardiovasculares, la diabetes y el cáncer, debe incluir este alimento en sus recetas pues su alto contenido de fibra contribuye al cuidado de la salud.

Por último, pero no menos importante, está la parte más sabrosa del maíz: sus preparaciones. Con el blanco es común que encuentre alimentos como bolitas de queso, rosquillas y empanadas, mientras que con el amarillo puede encontrar productos como tortillas, tamales y empanizados. Sin embargo todo depende de usted, ya que puede realizar sus recetas favoritas con el tipo de maíz que más le guste y el resultado siempre será igual de rico.

Ahora ya conoce las principales diferencias, así que la próxima vez que realice sus preparaciones con nuestra masa de maíz Doñarepa Amarilla o Doñarepa Blanca, estará enterado de sus características y disfrutará aún más su sabor.